EL PAPEL DE ALISHER NAVOI EN LA CULTURA MUNDIAL  

La actividad y la obra del gran poeta y pensador uzbeko Alisher Navoi es un ejemplo único de servicio al pueblo, al país, a la humanidad y a la ilustración. Sus obras se han traducido a muchos idiomas y se publican en muchos países.

El 9 de febrero en Uzbekistán se celebra tradicionalmente el cumpleaños de Alisher Navoi, gran poeta, sabio estadista, diplomático y humanista que dedicó su vida a servir al bien y a la justicia. Fue y sigue siendo la luminaria espiritual del pueblo uzbeko, historiador y estadista de la Edad Media islámica y considerado un clásico y antecesor de la literatura uzbeka.

Navoi fue un escritor, un genio que glorificó ingeniosamente las ideas del humanismo, la ilustración y la paz, y logró elevar la lengua y la literatura de los pueblos turcos a la escena mundial. Con sus obras ocupó un digno lugar entre representantes tan destacados de la literatura mundial como Homero y Dante, Rudaki y Firdausi, Nizami y Saadi, Shakespeare y Balzac. El gran poeta azerbaiyano Fuzuli elogió la obra de Alisher Navoi como «Sultoni salotini shuaro». Y no le falta razón al decir que «no hay nadie como Alisherbek». No hay nadie como él que conozca tan bien la lengua turca y componga tan bien la poesía», elogió a Alisher Navoi Zahiriddin Muhammad Babur.

El rico patrimonio de Alisher Navoi interesó no sólo a los científicos del Oriente, sino también del Occidente. A finales del siglo XVI y principios del XVII, las obras de Navoi se publicaron cuatro veces en italiano y cinco en alemán. Desde el siglo XIX, los orientalistas franceses se interesaron especialmente por el patrimonio de los Navoi. Sassi, Katremer y Belin estudiaron la vida y la obra del poeta. Especialmente profundo fue el estudio de Louis Aragon, quien señaló que el legado literario de Alisher Navoi vivirá durante siglos en la memoria de la gente.

La poesía de Navoi es una recolección sobre el modo de vida humano. Prácticamente toda su poesía alaba la nobleza, la generosidad, la justicia, la paciencia y la capacidad de soportar las dificultades. Condena la hostilidad, la envidia, el odio, la maldad, la avaricia, la codicia, el engaño y otras cualidades humanas negativas. Pide a las personas que se esfuercen por alcanzar la perfección y estén a la altura de sus buenas acciones, y señala que no se debe juzgar a un hombre por su nacionalidad, sexo o religión, sino por sus cualidades humanas.

Han pasado casi seis siglos y la obra de Navoi sigue siendo estudiada por orientalistas, historiadores, historiadores del arte y especialistas de literatura de diferentes países del mundo. Sus manuscritos se conservan en las mayores bibliotecas de Uzbekistán y otros países. Pero lo más importante es que, incluso siglos después, los sabios, sutiles y significativos versos de Alisher Navoi siguen ganando el corazón de los lectores de todo el mundo y sirven como conjunto de reglas para una vida digna.

 

Un poema de Alisher Navoi

Yo pregunto a mi alma: ¿Cuál es la causa de mi muerte?
Ella responde: » La fuerza del mal que hay en ti.»

Yo pregunto a mi cuerpo:
¿Cuál es la causa de mi mal?
Responde: » El ardor de tu llama interior.»

Pregunto a mi llama interior y responde
Que este fuego
Que me consume no es más que el reflejo
De las brasas de amor en mi corazón.

Pregunto a mi corazón que responde: «Tus ojos
provocan la desdicha,
Si no miraras no podrías ser desdichado.»

Pregunto a mis ojos:
¿Por qué tenéis lágrimas negras,
Por qué esa desdicha del corazón?

Ellos respondieron llorando: «Sólo tenemos voluntad
Cuando la llama solar vence a la luna.»

Escucha, Navoi, siempre encuentras excusas,
¡arde hasta morir!:
El fuego del amor es la última flecha de la eternidad.


(Alisher Navoi, traducción: Antonio J. del Puig)

 

 

A %d blogueros les gusta esto: