DISCURSO DEL PRESIDENTE DE UZBEKISTÁN EN LA ASAMBLEA GENERAL DE NACIONES UNIDAS

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE UZBEKISTÁN EN LA 76º PERÍODO DE SESIONES DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS (21 de septiembre de 2021)

Estimado Presidente Sr. Abdullah Shaheed,

Estimado Secretario General Sr. António Guterres,

Estimados jefes de delegación,

Señoras y Señores,

En primer lugar, le felicito, Sr. António Guterres, por su reelección como Secretario General.

La humanidad se encuentra en una coyuntura crucial, en la que la naturaleza de las relaciones internacionales está cambiando drásticamente.

Crecen las amenazas transnacionales a la paz, la seguridad y el desarrollo sostenible, se acelera el cambio climático, aumentan los flujos migratorios masivos y se pierden los valores tradicionales.

Estoy convencido de que, en estas complejas circunstancias, el papel y la importancia de las Naciones Unidas y sus organismos especializados son cada vez mayores.

En estos importantes procesos relacionados con el destino del mundo, son precisamente las Naciones Unidas las que deben seguir desempeñando un papel destacado, dando un sentido cualitativamente nuevo a sus actividades.

Apoyamos los esfuerzos del Secretario General por reforzar la solidaridad y la unidad en el sistema de relaciones internacionales y por aumentar la eficacia y la transparencia de las actividades de la Organización.

 

Estimados participantes de la sesión,

En la actualidad, seguimos centrándonos no sólo en las consecuencias socioeconómicas, sino también en las sociopolíticas de la pandemia COVID-19, que se ha convertido en un desastre planetario.

Apoyamos plenamente el enfoque de las Naciones Unidas de crear oportunidades para un acceso y distribución equitativos de las vacunas sobre la base de «no dejar a nadie atrás».

Aprovecho esta oportunidad para agradecerles a nuestros socios en extranjeros la ayuda práctica que nos ha proporcionado la plataforma de Acceso Global a las Vacunas – COVAX.

Estamos a favor de reforzar aún más el papel de coordinación de la Organización Mundial de la Salud en la lucha eficaz contra las pandemias y el reconocimiento internacional de los resultados de la vacunación.

El texto del Código de Compromisos Voluntarios de los Estados durante las Pandemias, elaborado por la República de Uzbekistán y distribuido como documento oficial de la Asamblea General de la ONU, es nuestra contribución práctica a esta labor.

 

Estimados señores y señoras,

Las reformas democráticas a gran escala y dinámicas llevadas a cabo en nuestro país en los últimos años son ya irreversibles.

Garantizar y proteger los derechos humanos, las libertades y los intereses legítimos es el núcleo de nuestra transformación democrática.

Estamos tomando medidas decisivas para garantizar la libertad de expresión y de los medios de comunicación, la religión y las creencias, la igualdad de género y la armonía interétnica.

Por primera vez en su historia, Uzbekistán fue elegido miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Hemos desarrollado la Nueva Estrategia de Uzbekistán para seguir un curso coherente de reformas.

El núcleo de la Estrategia es reforzar el papel de las instituciones de la sociedad civil, proteger los derechos humanos, reducir la pobreza, proporcionar a toda una fuente de ingresos garantizada y lograr un desarrollo medioambiental sostenible.

Nuestro principal objetivo es convertirnos en un país de renta media-alta en 2030.

Cabe destacar que nuestra intención está en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030.

Proponemos celebrar en Tashkent una conferencia internacional dedicada a estudiar los problemas de la recuperación económica mundial, así como las mejores prácticas para la reducción de la pobreza en el periodo postsoviético.

Como saben, la Conferencia Mundial sobre la Participación de los Jóvenes en la Acción Global se celebró con éxito en nuestro país.

Siguiendo con nuestros esfuerzos en este sentido, estamos organizando un Foro Mundial de Educación en Uzbekistán, en la antigua ciudad de Samarcanda, como parte de los Diálogos sobre Derechos Humanos que se celebran regularmente aquí.

 

Queridos amigos,

Seguiremos reforzando la nueva atmósfera política de comprensión y respeto mutuo, de buena vecindad y de asociación estratégica en la región de Asia Central.

Nuestra principal tarea es transformar Asia Central en una región próspera y en constante desarrollo, un espacio de confianza y amistad.

Por ello, damos prioridad al fortalecimiento de la interacción con las regiones vecinas y cercanas.

Hemos iniciado una resolución especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el fortalecimiento de la conectividad entre Asia Central y Asia Sur.

Una vez más, Afganistán es parte integrante de Asia Central.

Establecer la paz y la tranquilidad en este país no sólo nos interesa a nosotros y los países vecinos, sino también al mundo entero.

Uzbekistán siempre ha prestado una ayuda factible al pueblo afgano.

Recientemente hemos abierto la frontera uzbeka-afgana y hemos reanudado las entregas a ese país de los alimentos, los productos petrolíferos y la electricidad que necesitaba en primer lugar.

En el difícil período actual, no se debe permitir que Afganistán se aísle y se quede solo con los grandes problemas que tiene entre manos.

Como saben, el año pasado propusimos desde esta alta tribuna la creación de un comité permanente sobre Afganistán en la ONU.

Estoy convencido de que el papel de las Naciones Unidas en la cuestión afgana debe reforzarse y su voz debe oírse más fuerte que nunca.

Las crecientes amenazas, conflictos y desafíos transnacionales en el mundo requieren un mayor fortalecimiento de la cooperación internacional.

De ello servirá, sin duda, la celebración de la conferencia internacional en Tashkent en noviembre de 2021 para conmemorar el décimo aniversario de la adopción del Plan de Acción Conjunto en el marco de la aplicación de la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo.

La firma en ese acto, junto con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, de un programa regional para Asia Central para 2022-2025 proporcionará una base sólida para el trabajo en este ámbito.

Como seguimiento de nuestros esfuerzos, tenemos la intención de desarrollar, junto con esta Oficina de la ONU, un Plan de Acción Conjunto contra la Droga que abarque los países de Asia Central y del Sur.

 

Estimados participantes de la sesión,

Uzbekistán presta mucha atención a la lucha contra el cambio climático y a la protección del medio ambiente y la biodiversidad.

Este es nuestro deber humano ante las generaciones presentes y futuras.

Quisiera aprovechar esta oportunidad para expresar mi profunda gratitud a los Estados miembros por la adopción de la Resolución Especial de la Asamblea General de la ONU sobre la declaración de la región del Mar de Aral como zona de innovaciones y tecnologías medioambientales en mayo de este año.

Estamos decididos a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

Estamos tomando medidas concretas para la transición a las fuentes de energía renovables.

En particular, para 2030, tenemos previsto duplicar la eficiencia energética de nuestra economía, aumentar la cuota de energías renovables hasta el 25% y desarrollar un transporte respetuoso con el medio ambiente.

Para 2025 se pondrán en marcha nuevas centrales solares y eólicas con una capacidad total de 2.900 megavatios.

En 2022, tenemos la intención de celebrar un foro internacional de alto nivel sobre energía verde en la zona del Mar de Aral, concretamente en la ciudad de Nukus, en cooperación con la ONU.

Apoyamos la adopción del Marco Global sobre Biodiversidad en un futuro próximo.

Estamos preparados para acoger una de las reuniones de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Además, para debatir en detalle las prioridades de la política medioambiental mundial, proponemos celebrar la 6ª Asamblea Ambiental de Alto Nivel de la ONU en Uzbekistán en 2023 bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

Los participantes en la Asamblea tendrán la oportunidad de conocer de primera mano la difícil situación de la región del Mar de Aral, que se ha convertido en el epicentro de la catástrofe medioambiental provocada por la desecación del Mar de Aral, y sacar sus conclusiones.

También en la Asamblea nos proponemos lanzar una iniciativa para elaborar una Carta Mundial del Medio Ambiente destinada a sentar las bases de una nueva política medioambiental de las Naciones Unidas.

 

Estimados Señores y Señoras,

Uzbekistán está dispuesto a desarrollar una asociación mutuamente beneficiosa, a largo plazo y multifacética con todos los países del mundo y las organizaciones mundiales.

Confío en que seguiremos reforzando nuestra estrecha cooperación para lograr un desarrollo seguro y sostenible y construir un futuro próspero.

 

Gracias por su atención.

 

A %d blogueros les gusta esto: