EL COVID-19 COMO INSTRUMENTO DE LA LUCHA GEOPOLÍTICA INTERNACIONAL

No hay perro más fiel en la Unión Europea que España. Está comprobado que gobierne quien gobierne se hace siempre lo que dice Bruselas, por eso, propongo abolir el gobierno español y convertirnos en un protectorado de la UE con un gobernador general que tendría las funciones del actual cargo de presidente del gobierno. Nos ahorraríamos un intermediario innecesario y unos buenos dineros al eliminar, al menos, toda la burocracia española encargada de las relaciones con la Unión.

Esta carencia absoluta de independencia la podemos ver por enésima vez con el asunto de las vacunas. Mientras personas como el cónsul honorario de Rusia en Galicia, Pedro Mouriño, y me consta personalmente, están trabajando denodadamente, haciendo lo posible y lo imposible, por traer la vacuna rusa Sputnik V a España, y ampliar, así, de una manera muy importante, la capacidad de vacunación en nuestro país, el gobierno español de turno siegue obedientemente los dictados de Bruselas y no hará nada hasta que la Agencia Europea del Medicamento (EMA), es decir, la UE, de su aprobación a la vacuna rusa.

Ante la tomadura de pelo de la vacunas anglosajonas, con sus reiterados incumplimientos de lo pactado, mostrando así, una vez más, la irrelevancia de la UE en el actual orden, o más bien desorden, internacional, algunos países miembros han optado por otra alternativa legal y legítima: que su agencia nacional encargada de aprobar vacunas dé su visto bueno correspondiente; de aplicación, claro está, sólo en dicho país. Pero para eso hay que tener una política exterior independiente que antepone los intereses nacionales a los de la UE, que muchas veces no son coincidentes, sino antagónicos. Y la necesidad imperiosa de tener vacunas les ha llevado a comprar la Sputnik V. Tal es el caso de Hungría y Eslovaquia.

La EMA va intentar retrasar todo lo posible la aprobación de la vacuna rusa Sputnik V por razones meramente políticas. No olvidemos que la UE se ha sumado con entusiasmo inusitado a la última ofensiva de los Estados Unidos en su guerra híbrida contra Rusia. Ya vimos, como ejemplo, la bochornosa rueda de prensa del Alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, señor Borrell, en Moscú. Una de las razones de fondo se llama Nord Stream II; pero esta ya es otra historia. Todo esto acabará cuando Alemania se canse del boicot a la Sputnik V de una UE que, como digo, está al servicio de los norteamericanos en su guerra híbrida contra Rusia y que en este asunto se opone a los intereses nacionales germanos. Las últimas declaraciones de los dirigentes alemanes, Merkel incluida, indican claramente que los alemanes empiezan a cansarse y cuando se cansen del todo la EMA no tardará ni un día en aprobar la vacuna rusa.

Mientras tanto, España esperará mansamente a lo que le dicten desde Bruselas.

Lo que terminaría siendo la actual UE se originó después del final de la Segunda Guerra Mundial. Surgía como un intento de solución a los varios problemas que tenía la Europa de postguerra. Hoy en día ya no es una solución para nada, es un problema. Una organización disfuncional, una rémora del pasado. Un verdadero europeísta, y yo lo soy, sabe que la UE es irreformable y que por eso es mejor derribarla y empezar de nuevo. “Unión Europea delenda est” (“la Unión Europea debe ser destruida”).

A %d blogueros les gusta esto: