China con el sistema de satélites BeiDou-3 rivaliza ya con el GPS norteamericano.

El lanzamiento del sistema de navegación por satélite chino BeiDou-3 aumentará las capacidades de defensa del país asiático, declaró a Sputnik Vladímir Nezhdánov, asistente del departamento de Historia Moderna y Política Global de la Universidad Estatal rusa de Tiumén, participante del proyecto de excelencia académica 5-100.

«Los militares chinos podrán contar con su propio sistema de navegación», estimó Nezhdánov al comentar el lanzamiento de la red satelital BeiDou-3.

El experto sostuvo que «en caso de un conflicto militar, EEUU puede bloquearle a China el acceso al GPS [siglas inglesas para el Sistema de Posicionamiento Global] pero China no puede contar solo con Glonass [análogo ruso al GPS estadounidense]».

Nezhdánov ve inevitable que el espacio se convierta en un escenario de rivalidad de las superpotencias en las tecnologías militares, contrariamente a los principios del Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre.

Firmado en 1967 por más de 100 países, el documento prohíbe la militarización del espacio.

«No existe mecanismo de mediación de disputas relacionadas con los compromisos del tratado sobre el espacio, ese acuerdo es muy limitado en cuanto al control de armas en el espacio, así que el sistema de navegación de China muestra que el país está dispuesto a aceptar el desafío y no quiere quedarse atrás respecto a EEUU y Rusia», según el experto.

«Por el momento esa plataforma es nacional, en primer lugar será utilizada por las compañías chinas, el Ejército y la Armada, los ciudadanos comunes la usarán para la navegación», dijo a Sputnik Artiom Dankov, académico del departamento de Política Mundial de la Universidad Estatal de Tomsk, también participante del proyecto 5-100.

A nivel global, el experto apuntó a la importancia de la división del mercado: «Quién, además de China, y cómo usará esas tecnologías y cuán compatibles serán con otros sistemas de navegación».

Respecto a Rusia, recordó que tiene con China un acuerdo que establece la integración mutua de sus sistemas.

«Utilizaremos la plataforma china y los socios chinos pueden usar los elementos rusos», aclaró el experto.

En todo caso, según Dankov, el lanzamiento de BeiDou-3 es «un evento importante desde el punto de vista de desarrollo de las tecnologías en China».

El proyecto ruso 5-100 tiene por objetivo hacer que al menos cinco universidades rusas figuren entre las 100 mejores del mundo.

Velocidad de creación de BeiDou-3

Por su parte, Ígor Lísov, columnista de la revista rusa especializada en el sector espacial Nóvosti Kosmonávtiki, declaró que China logró crear el sistema de navegación por satélite BeiDou-3 con una velocidad impresionante.

«Casi en el mismo tiempo Europa y China empezaron [el trabajo en ese sector] como países de segunda ola en el ámbito de sistemas de navegación por satélite, Europa quedó con el grupo incompleto, mientras que China desplegó en cuatro años ya tercera generación del sistema lo que es muy rápido para el sector espacial«, comentó Lísov al destacar que ni el ruso Glonass ni el estadounidense GPS se han desarrollado con tanta velocidad.

Según el experto, en cuanto a sus características de precisión, los sistemas GPS, Glonass y BeiDou son casi iguales aunque la constelación china tiene unas peculiaridades.

«El grupo principal de Beidou es como el del ruso Glonass, tiene 24 aparatos distribuidos por tres planos orbitales, ocho en cada uno, pero también cuenta con un subgrupo de tres aparatos en la órbita geosíncrona inclinada y tres aparatos en la órbita geoestacionaria, tiene función de transmisión de comunicación que no hay en los sistemas de navegación de Rusia y EEUU, un sistema de comunicación personal cómodo y protegido», aclaró.

Este 31 de julio el presidente chino, Xi Jinping, anunció el lanzamiento oficial de la constelación de 55 satélites BeiDou-3, el último satélite del sistema se colocó en la órbita el pasado 23 de junio.

Especialmente interesantes resultan los tres aparatos situados en la órbita geoestacionaria.

Colocados a una altura de 36.000 kilómetros con respecto al ecuador, esos tres satélites tienen su centro ubicado sobre China central, y su característica principal es su ausencia de movilidad. El profesor de la Universidad de Pekín Jiao Weixin habla de ellos con Sputnik.

«Un satélite geoestacionario puede favorecer la amplificación de la señal. Los 24 satélites de órbita media son móviles, mientras que los otros tres son estacionarios. Además de recibir señales de los satélites móviles, los usuarios pueden recibir constantemente señales de estos tres. También pueden transmitir mensajes cortos», comenta el especialista.

«Por ejemplo, cuando ocurrió un terremoto en [el condado chino de] Wenchuan, todas las instalaciones terrestres sufrieron daños, pero si es posible transmitir mensajes cortos, se puede transmitir información», concluye Weixin.

El especialista chino recalca que el objetivo inicial de BeiDou-3 es crear las condiciones necesarias para favorecer la economía nacional en todos los aspectos, así como brindar servicios a personas en todo el mundo. «La idea principal no es competir con nadie, sino ofrecer a los usuarios una mayor variedad donde elegir», zanja.

A %d blogueros les gusta esto: