LA ULTRADERECHA HOLANDESA SE HACE CON EL SENADO NEGANDO EL CAMBIO CLIMÁTICO Y CON UNA RETÓRICA XENÓFOBA

El ultraderechista Foro para la Democracia (FvD) tendió hoy la mano a los partidos de la coalición del Gobierno, a los que arrebató la mayoría en el Senado, pero a condición de que admitan que los holandeses “quieren menos inmigrantes” y del “fin de las tonterías (políticas) climáticas”.

En declaraciones a la prensa, el líder de FvD, Thierry Baudet, aseguró “entender” que Holanda es tradicionalmente un “país de coaliciones” y dijo estar preparado para comprometerse con los demás grupos políticos, aunque eso sea como “añadir agua al vino”.

El populista cree que los partidos del Gobierno -el liberal VVD, la Llamada Democristiana (CDA), los Demócratas 66 (D66) y la Unión Cristiana- serán los que cedan y se acerquen al FvD, porque “están sorprendidos” con los resultados que éste ha logrado en las elecciones provinciales de ayer.

El demócrata Rob Jetten (D66), líder uno de los partidos del Gobierno que ha perdido 4 escaños, no tiene esperanzas de poder negociar un acuerdo con la ultraderecha y cree que FvD se ha excluido a sí mismo del diálogo con sus opiniones al negar el cambio climático y pedir que Holanda abandone la Unión Europea.

Baudet consideró que los resultados electorales muestran que los holandeses “quieren menos inmigración, el fin de las tonterías climáticas y el rápido restablecimiento del poder adquisitivo”, y apostó por adelantar las elecciones generales, previstas para dentro de dos años.

Foro para la Democracia (FvD), liderado por el ultraderechista y eurófobo Thierry Baudet, ha arrebatado esta semana la mayoría en el Senado holandés al partido del primer ministro, Mark Rutte, y ha irrumpido con los mismos escaños que el partido gobernante, según los resultados publicados este jueves de las elecciones provinciales, a solo dos meses de las europeas.

Con el 93 % del recuento, la coalición del Gobierno holandés -formada por los liberales VVD, Llamada Democristiana (CDA), Demócratas 66 y Unión Cristiana- pierde la mayoría porque suma solo 31 de los 75 escaños del Senado, que tiene la última palabra para la aprobación de las leyes.

Es la primera vez desde las reformas políticas de 1917 que un partido recién llegado como el FvD (2016) es más grande que las tres tendencias establecidas (confesional, liberal y socialdemócrata). Aunque el FvD obtiene los mismos 12 senadores que el partido de Rutte, en realidad, la ultraderecha supera en votos a los liberales, convirtiéndose en el partido más grande del Senado en número de votantes, un puesto que en la última década pertenecía a los liberales del Gobierno.

Baudet es conocido por sus declaraciones sexistas, antimigratorias, eurófobas, antifeministas y, en estos últimos meses, por su rechazo a la existencia del cambio climático y sus consecuencias, aunque muchos de sus votantes le consideran una versión “menos radical” que el ultraderechista Geert Wilders, líder del Partido de la Libertad (PVV), que ha perdido cuatro escaños.

A %d blogueros les gusta esto: