TURQUÍA INAUGURA EL PUENTE FERROVIARIO QUE UNE EUROPA Y ASIA

Turquía ha inaugurado hoy oficialmente el último tramo de la línea del tren urbano de 76 kilómetros que conecta los lados europeo y asiático de Estambul, y que abre la posibilidad de una nueva ruta ferroviaria desde Londres a Pekín.

“Esta es la parte estambuliota de la ruta de la seda que empieza en Londres y termina en Pekín. Con esta nueva ruta, una persona podrá ir de Londres a Pekín”, aseguró el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante la ceremonia de inauguración de los 63 kilómetros y las 38 estaciones que restaban en esta línea urbana de ferrocarril.

Con un total de 76 kilómetros, los medios locales la definen como la línea de tren urbana intercontinental más larga del mundo.

“Esta línea transportará diariamente a un 1,7 millones de personas y podrá aligerar el tráfico de Estambul”, anunció Erdogan.

La infraestructura cuenta con tres vías, dos para cercanías y una para el tren de alta velocidad, que abren la posibilidad de trayectos entre varios países de Europa y Asia.

Así, la nueva línea permitirá conexiones directas, sin cambiar de tren, entre Bulgaria y Ankara, aunque aún no se ha establecido ninguna ruta entre los dos países, aseguró la Dirección General de Ferrocarriles del Estado turco.

La obra comenzó a construirse en el año 2004 y su coste total ha sido de 1.380 millones de euros.

En el año 2013 ya se había inaugurado el Marmaray, el túnel que conecta Asia y Europa en Estambul por debajo del Bósforo, una obra en la que participó la constructora española OHL.

El Sindicato de trabajadores del Transporte (BTS) acusó hoy al Gobierno de haber adelantado la inauguración en plena campaña para las elecciones locales del 31 de marzo, sin haber completado las pruebas de seguridad, y advirtió del riesgo de accidentes.

A %d blogueros les gusta esto: