ESCÁNDALO EN LA ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE BOXEO AMATEUR

En un mes, el Congreso de la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA) se llevará a cabo en Moscú, donde se celebrarán las elecciones presidenciales. Después del escándalo financiero que estalló el año pasado en la Asociación, muchos están siguiendo de cerca el proceso electoral. Además, el actual presidente en ejercicio de AIBA, Gafur Rakhimov, reclama la presidencia, a la que se opone el COI.

Los problemas financieros de AIBA provocaron un voto de censura al presidente de esta organización, Ching-Kuo Wu. Durante tres años, resultó que Wu había estado escondiendo al comité ejecutivo el tamaño del agujero de la deuda en el que la Asociación se había hundido en los últimos tres años.

Tres meses después, una renuncia voluntaria (y bastante inesperada para muchos) también se produce por el Vicepresidente Franco Falcinelli. Su lugar es ocupado por otro vicepresidente, el uzbeko Gafur Rakhimov. Él es promovido para la posición más alta de la organización. Y, a juzgar por los rumores en la AIBA, él tiene buenas posibilidades de ganar las elecciones en el próximo Congreso de noviembre en Moscú.

Al mismo tiempo, en el período de 2018, se encontraron materiales de interés en los medios de comunicación que levantaron sospechas ante las extrañas circunstancias de la renuncia del vicepresidente Franco Falcinelli.

Por ejemplo, ¿por qué el vicepresidente, cuya candidatura poco antes de la elección fue apoyada por la mayoría de los miembros (15 de17) del Comité Ejecutivo, y por la cual estaban listos para emitir su voto en las elecciones, cambió de opinión repentinamente? Además, Franco Falcinelli no solo retiró voluntariamente su candidatura de las elecciones, sino que también renunció como presidente interino de la AIBA.

Algunos atribuyeron esto al resaltado inesperado de Gafur Rakhimov. Sin embargo, su candidatura causó de inmediato una preocupación particular para el Comité Olímpico Internacional.

El hecho es que, según el COI, Gafur Rakhimov está estrechamente asociado con el crimen organizado y es uno de los líderes del grupo criminal del «Círculo fraterno », que incluye autoridades buscadas por la justicia de los países de la antigua URSS.

En el año 2000, durante los Juegos Olímpicos de Sydney, el gobierno australiano le negó a G. Rakhimov una visa de entrada diciendo que “Rakhimov es sospechoso de tener vínculos con la organización criminal de Solntsevo (radicada en Moscú) de participar en los cárteles internacionales de la droga, así como de lavado de dinero”. Al mismo tiempo, la Oficina Federal de Investigaciones de los Estados Unidos, también investigo a G. Rakhimov bajo sospecha de participación en el tráfico internacional de drogas.

Un poco más tarde, la misma información apareció en el sitio web del Departamento del Tesoro de EE. UU., donde G. Rakhimov fue acusado de varios delitos entre ellos el de ser el jefe de un grupo criminal uzbeko dedicado al narcotráfico.

En 2013, en Uzbekistán, Rakhimov fue acusado de extorsión y lavado de dinero. Un poco más tarde, su nombre apareció en la lista de la personas buscadas por la Interpol como uno de los principales criminales de Uzbekistán.

Pero lo más interesante es que durante todo este tiempo, el propio Gafur Rakhimov continuó ocupando altos cargos en los comités olímpicos y en la Federación de Boxeo de Uzbekistán. Así, desde 1999, es el presidente de la zona centroasiática del Consejo Olímpico de Asia. Desde 2006 – Vicepresidente Ejecutivo de la Federación Internacional de Boxeo AIBA y Presidente de la Federación Asiática de Boxeo. En 2010, en el Congreso de AIBA fue elegido para el cargo de Presidente de la Confederación Asiática de Boxeo con un voto de 95 por ciento de los miembros de la AIBA.

Incluso su elección como presidente en funciones se dio en el contexto de acusaciones legales que presentaron el FBI, la inteligencia financiera de la OFAC y el departamento de Tesoro de los Estados Unidos, la Interpol y las agencias policiales de Uzbekistán.

En la actualidad, el nombre de Gafur Rakhimov está en la lista de personas sancionadas por EE.UU. prohibiéndosele realizar transacciones financieras en dólares estadounidenses.

El nombramiento de G. Rakhimov y el posterior cabildeo de su candidatura para el puesto de Presidente Permanente de la Asociación de Boxeo Amateur causan gran irritación entre los expertos en deportes, dado que, de conformidad con el párrafo 35.2 del Estatuto de AIBA, el candidato debe tener una reputación intachable.

El Comité Olímpico Internacional ya dejó en claro que, debido a las sospechas de vínculos con el crimen organizado, el actual presidente interino de la AIBA hace que su elección se absolutamente inaceptable. Además, el COI está listo para tomar la decisión categórica de excluir el boxeo de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, así como continuar con la investigación del sistema de gestión de la Asociación y terminar al mismo tiempo con todos los pagos de los donantes de la organización.

Aparentemente, si G. Rakhimov es oficialmente elegido Presidente de AIBA, el COI bloqueará las actividades de la Asociación, y luego, lo más probable, es que el boxeo amateur sea excluido de la lista de deportes olímpicos.

Teniendo en cuenta que el boxeo es uno de los pocos deportes que se practicaban en los antiguos Juegos Olímpicos griegos y que actualmente es un deporte popular en todo el mundo, excluirlo de las disciplinas olímpicas causará un gran daño a la imagen de la AIBA y no sería bien visto a millones de aficionados en todo el mundo.

En una declaración, Gafur Rakhimov destacó que nunca se lo había asociado con ningún grupo delictivo organizado y que nunca se lo había acusado y, además, no se le había declarado culpable de ningún delito en ningún país del mundo.

Por decisión de la Oficina del Fiscal General, la medida preventiva de arresto por ausencia tomada contra Gafur Rakhimov se cambió por un acuerdo por el que este aceptaba la forma de buen comportamiento. La fuente dijo que se buscaba a Gafur Rakhimov con el uso de la correspondencia bajo custodia debido a que su paradero seguía siendo desconocido.

Al mismo tiempo, el vicepresidente de la organización, Serik Konakbayev fue nominado para la presidencia. Sin embargo, no proporcionó el número requerido de avales de las federaciones nacionales necesarios para apoyarlo. Según él tiene avales de unas 20 federaciones; pero no tuvo tiempo de enviar estos documentos antes de la fecha de vencimiento. Si Gafur Rakhimov al final es el único candidato, Konakbayev intenta apelar esta decisión.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: