RUSIA YA TIENE RIVAL PARA OCTAVOS: ESPAÑA.

Para los amantes del fútbol, es conocido de sobra el funcionamiento de la competición internacional por excelencia en este deporte, pero si el Mundial te ha cogido con el pie cambiado, desde Diario Arbat te explicamos cómo funciona.

Las 32 selecciones clasificadas durante esos partidos que se juegan a veces interrumpiendo las competiciones de clubes se agrupan en 8 grupos (Grupos A a H). De estos grupos, se clasifican a la siguiente fase, que ya es eliminatoria, es decir, el que pierde se va a casa, los dos primeros equipos. El que queda primero del Grupo A juega contra el segundo del Grupo B y viceversa. Y así se van emparejando los dos primeros equipos de los grupos C-D, E-F y G-H.

El Grupo A estaba compuesto por Rusia, Uruguay, Arabia Saudí y Egipto. Estos dos últimos equipos sabían desde la jornada anterior de su desclasificación matemática, pues habían perdido sus dos primeros partidos contra Rusia y Uruguay. Lo que no estaba del todo claro era quién iba a tener la posición favorable en octavos al pasar primero. Esto se decidía en el partido de ayer lunes, que acabó con un 3-0 favorable a la selección charrúa. Los rusos, hay que decirlo, no tuvieron su mejor partido (véase el gol de Denis Cheryshev en propia puerta en el minuto 23 y un mal despeje de Akinfeev que regala el balón en el área pequeña al delantero Edison Cavani, que define a placer en el minuto 90) y los latinoamericanos estuvieron especialmente inspirados (gol de libre directo de Luis Suárez en el minuto 10). Total, que Rusia, segunda clasificada de su grupo, el A, y jugaba contra el primer clasificado del Grupo B.

En el Grupo B (España, Irán, Marruecos y Portugal), la única selección que se sabía que no se clasificaba era Marruecos, al haber perdido contra Irán y Portugal. Los otros tres puestos estaban por ver en los partidos que se jugaban simultáneamente: el Irán-Portugal y el España-Marruecos. En el choque entre persas y lusos, hubo emoción para dar y tomar. El partido estuvo liderado por Portugal, que sólo fue capaz de hacer un gol (Quaresma, 45′). A la vuelta de la caseta, hubo un penalti favorable al equipo europeo que Cristiano Ronaldo, especialista en la materia de las penas máximas, falló (53′). El partido no prometía más, dado que Portugal no quería arriesgar y el resultado, teniendo en cuenta cómo iba el otro partido, le beneficiaba. Sin embargo, un penalti en el área portuguesa que transformó Ansarifard (93′) ponía a Portugal segunda.

Por otro lado, España y Marruecos: el todo por ganar y por perder vs el honor. Y vaya si tuvo honor la selección del norte de África. Y vaya si España se vio perdiendo y acabó primera de grupo. Los marroquíes dieron el primer golpe de autoridad con un gol de Boutäib en el minuto 14. A los cinco minutos, Isco, a pase de Andrés Iniesta, volvía a dejar el partido en tablas. Desde entonces, el partido se movería entre la seguridad de la zaga marroquí, con todas sus líneas juntas, contra los intentos de mover la pelota, buscando huecos, de España. Sin embargo, España también cometió grandes errores defensivos que provocaron, por ejemplo, un uno contra uno entre Boutäib y De Gea (25′), que pudo suponer el 1-2. De Gea consiguió repeler la pelota por primera vez en el campeonato. Esta dinámica se mantendría hasta el minuto 81, cuando En-Nesyri cabeceó de forma muy potente a la escuadra de la portería española. España, que jugaba con calma, a pesar de ir segunda, decidió buscar el gol a toda costa, por ello quitó a un centrocampista (Silva) y metió a otro delantero, que emparejó con el recién entrado Iago Aspas, (Rodrigo) en el minuto 84. España en ningún momento consiguió engranar esa velocidad más que necesitaba para mover la pelota más rápido y buscar huecos, pero en un pase colgado por Daniel Carvajal, Iago Aspas consiguió deshacerse de su marcador y mandar el balón al interior de la red (91′). En un primer instante, el árbitro pitó fuera de juego, por lo que se revisó en el VAR, introducido en esta competición, que acabó demostrando que el gol del jugador gallego era válido, aunque oor muy poquito. Este gol se produjo de forma simultánea, pero si el penalti de Irán hubiera sido previo al gol de Aspas, se hubiera dado el caso de que España hubiera comenzado el partido líder; durante los partidos, se hubiera hecho Portugal con el liderato; con el penalti, Irán se hubiese puesto segunda; y al marcar España, se quedarían las cosas como al principio.

Las cosas del fútbol.

A %d blogueros les gusta esto: