SORPRESAS TE DA EL MUNDIAL, EL MUNDIAL TE DA SORPRESAS.

Ante una competición deportiva de tal magnitud, siempre surge un grupo de favoritos: Inglaterra, Francia, Brasil, Argentina, Alemania y compañía se ven acompañadas por una selección belga que invita a soñar al país centroeuropeo, una selección portuguesa que llega al Mundial tras ganar su primera Eurocopa y una selección española que busca resarcirse de sus últimos fracasos en torneos: Copa Confederaciones, Mundial de 2014 y Eurocopa de 2016.

Entre los pronósticos más seguros, se encontraba el del partido inugural entre Rusia y Arabia Saudí. El partido se desarrolló sin mayores sorpresas y acabó con un resultado de 5-0 a favor de la amfitriona.

Pero aquí acaba, prácticamente, la fidelidad de estos pronósticos, que prometían partidos fáciles a las selecciones tradicionalmente favoritas.

El partido entre Francia y Australia parecía claro, pero no se resolvió a favor de los franceses hasta 10 minutos antes del final por un gol en propia puerta de Behich. Los otros goles los pusieron Griezmann (58′) para Francia y Jedinak (62′) para Islandia.

Algo similar pasó en el partido entre Argentina e Islandia. El conjunto albiceleste se adelantó por medio del Kun Agüero en el minuto 19. Poco les duró la alegría, ya que Finnbogasson se adelantó 4 minutos después. El marcador no se movió hasta el final, pero Leo Messi erró un penalti, lo que provocaría gran revuelo en el país argentino.

Para sorpresa, la que se llevó la vigente campeona, Alemania, frente a México. Lozano se adelantó para el conjunto tri en el mimuto 35. Gol merecido, dado que la primera parte del conjunto norteamericano fue de sobresaliente. La segunda parte estuvo más reñida y el seleccionador Joachim Löw decidió poner toda la carne en el asador con Mario Gómez y Marco Reus, pero no sería capaz de empatar, a pesar de que sí hubo mayor oposición frente a México.

Felices se las prometía también Brasil frente a un país con poca tradición fubolística, como Suiza. Nada más lejos de la realidad. La primera parte en la banda izquierda fue eléctrica para la canarinha. Marcelo, defensa lateral izquierdo; Coutinho, medio volante izquierdo; y Neymar, extremo izquierdo, estuvieron toda la primera parte combinando y creando peligro a Suiza. Y el peligro se materializó con un gol de Coutinho desde fuera del área escorado a la izquierda. En el 50′, empataba Suiza por medio de Zuber. El partido se quedó 1-1 y en Brasil se cebaron con Neymar, acusándolo de egocentrismo por no descargar más el balón. Lo cierto es que el jugador del PSG no pudo hacer su juego basado en filigranas y regates a causa de su reciente salida de una lesión y las constantes faltas tácticas de Suiza.

Victoria asegurada parecía también el Bélgica-Panamá, para Bélgica, que ha formado un equipazo, mientras Panamá se estrena en la competición por primera vez en su historia. Y acabó siéndolo, pero la primera parte no dio a entender tal cosa. Y es que, a pesar de que en el haber de Bélgica se encuentran algunos de los mejores jugadores de la Serie A italiana, la Premier League inglesa, la Ligue 1 francesa y la Bundesliga alemana, no fueron capaces de ponerse por delante en la primera parte. No fue hasta la segunda parte (47′) cuando Mertens consiguió enchufar una bolea que acabó en el fondo de la red. Eso simbolizó la devacle panameña en el partido y es que Bélgica jugó con mucha más facilidad y Lukaku logró aumentar la diferencia en dos tantos (69′ y 75′). 3-0, para los belgas.

El último partido que se podría juzgar como fácilmente pronosticable y que ha dado la sorpresa es el Túnez-Inglaterra. Se adelantó el capitán Harry Kane en el minuto 11, pero en el 35′, Sasi transformó un penalti para el conjunto norteafricano. El partido siguió 1-1 hasta los instantes finales del partido, cuando parecía que iba a acabar así. Sin embargo, a la salida de un corner que remató Maguire, apareció de nuevo el capitán y delantero inglés para desviar la trayectoria del esférico hacia el fondo de la red.

Todavía quedan dos partidos de la primera jornada de la fase de grupos, sin embargo ya ha quedado claro, que en este Mundial ningún equipo piensa regalar nada al rival.

A %d blogueros les gusta esto: