SUMO Y DESIGUALDAD DE GÉNERO EN JAPÓN

Hace unos días se viralizaba en Japón y en el mundo un video como tantos otros. Éste lo protagonizaba un ring de sumo en Kioto en el que un político pronunciaba su discurso.  En medio del discurso el político empezó a desfallecer y 3 mujeres subieron al ring a socorrerlo. En cuanto subieron, como se aprecia en el video, el árbitro gritó por un altavoz repetidas veces: «¡Mujeres, salgan del ring!».

El anillo dohyo, nombre que recibe el ring en sumo, se considera sagrado y se prohíbe a las mujeres entrar porque se consideran «ritualmente impuras» en el deporte del sumo masculino, aunque hasta entonces nunca se había dado una circunstancia similar. Lo cierto es que el video señalaba un problema muy serio. Japón es en la actualidad uno de los países industrializados con mayor desigualdad de género. Actualmente en Japón sucede lo mismo que en tantos otros países, tanto orientales como occidentales: la teórica igualdad de acceso a la educación y al trabajo, y el posterior resultado de división según el género. Este episodio fue visto como una metáfora de cómo son vistas las mujeres en Japón y recorrió los programas de entrevistas televisivos y las redes sociales al día siguiente.  Incluso el popular artista de comics Yoshinori Kobayashi quiso ofrecer en su blog una reflexión, intentando ir más allá de la polémica en cuestión y escribió lo siguiente: «Creer que la tradición es más importante que las vidas humanas es como un culto que confunde el fundamentalismo con la tradición». 

Nobuyoshi Hakkaku, presidente de la Asociación de Sumo de Japón, emitió un comunicado donde agradeció a la mujer que “rápidamente brindó medidas de emergencia” y se disculpó por el árbitro que les dijo a ella y otras mujeres que dejaran el cuadrilátero. “No fue una respuesta apropiada”, dijo Hakkaku.

Este jueves, una alcaldesa de una ciudad en el oeste de Japón visitó la Asociación de Sumo de Japón y  pidió al órgano rector del deporte que reconsiderara sus antiguas reglas exclusivas para hombres, solicitando que se eliminara la política del «nyonin kinsei» (no se permiten mujeres). Por ahora no ha habido cambios oficiales pero seguiremos informando.

A %d blogueros les gusta esto: