La doble victoria de la URSS en la carrera espacial

Se conoce como carrera espacial a la competencia entre Estados Unidos y la Unión Soviética (aproximadamente entre 1957 y 1975) por lograr llegar antes al espacio exterior y alcanzar la Luna. Hoy recordamos cómo, hace 57 años, la Unión Soviética consiguió el primer puesto mandando a bordo de la nave Vostok 1 a Yuri Gagarin.

Sin embargo, este no fue el único logro de la Unión Soviética en lo que a la carrera espacial se refería. El 16 de febrero de 1962, Valentina Tereshkova era seleccionada para unirse al cuerpo de cosmonautas femenino soviético. 10 días después, en el otro lado del globo, la NASA respondía por carta a una mujer que había solicitado un puesto en la agencia estadounidense.

La carta decía lo siguiente: «Tu oferta de ser parte de una misión espacial es encomiable y te estamos muy agradecidos. Esto es para informarte que no contamos con ningún programa para mujeres astronautas y que tampoco lo contemplamos. Agradecemos tu interés y apoyo al programa espacial de la nación.»

Así, mientras el 16 de junio de 1963 la URSS mandaba a la primera mujer al espacio, Estados Unidos seguía sin contemplar la posibilidad de que una mujer pudiese ser apta para el puesto. No fue hasta 1983, 20 años después, cuando Sally Ride se convirtió en la primera mujer estadounidense en surcar el espacio exterior como tripulante en el transbordador espacial Challenger, parte de la misión STS-7.

Si bien la carrera espacial nunca contempló el género como factor decisivo para la victoria, es fácil comprender la doble derrota que este supuso para Estados Unidos. Mientras que en la Unión se mandaba un mensaje de igualdad y emancipación para las mujeres, Estados Unidos todavía no concebía a la mujer como un sujeto capaz de realizar las mismas actividades que los hombres.

A %d blogueros les gusta esto: