REFUGIADOS DE UNA HUMANIDAD EN CRISIS

La industria alemana consideró que los refugiados eran una oportunidad económica.

El estallido de la Primavera Árabe en 2011 trajo consigo una ola migratoria y de refugiados hacia Europa que se intensificó en 2015, llegando a recibir la UE 1.255.640 peticiones de asilo. Según la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), las solicitudes de asilo proceden en su mayoría de personas sirias, afganas e iraquíes, pero, a su vez, menos de un tercio de migrantes vienen de un país en guerra.

En septiembre de 2015 los medios de comunicación y la opinión pública europea dejaron de ignorar a las personas que trataban de cruzar el Mediterráneo y atravesar los Balcanes para llegar a Europa. La repentina y extrema preocupación de las televisiones y del resto de medios de comunicación por los refugiados fue debida a la publicación de una foto de un niño ahogado en una playa turca. Sobre la mencionada fotografía existen discrepancias, puesto que varios expertos defienden que fue una escenificación, argumentando que los cuerpos devueltos por el mar quedan en posición paralela a las olas. Fuera o no una fotografía escenificada, lo evidente es que desde ese momento la opinión pública se sensibilizó sobre los refugiados y la guerra siria.

 

Cuándo y cómo nace la crisis de los refugiados

Europa y, en concreto la UE, llevan recibiendo migrantes durante décadas. De hecho, la UE sufrió en 1992, cuando sólo se componía de 15 Estados, otra crisis migratoria.

El caso de la crisis de los refugiados es particular, ya que los diferentes organismos de la UE, como la Comisión Europea, reiteran que dicha crisis se produjo entre 2015 y 2016 y que la mayoría de las personas huían de la guerra en Siria.

Es cierto que en 2015 la llegada de migrantes a Europa aumentó considerablemente, especialmente la entrada de personas de nacionalidad siria, pero fue en 2011, con la llamada Primavera Árabe, cuando la migración hacia Europa comenzó a crecer. De hecho, en 2011 Grecia sufrió una gran presión migratoria de 40.000 migrantes irregulares, lo que sobrepasó las capacidades del Estado heleno y no pudo afrontar las peticiones de asilo.

Aparte de Grecia y el resto de países del Mediterráneo, los Balcanes también llevan bastante tiempo siendo una de las rutas más transcurridas para llegar a Europa. De acuerdo con datos de la Comisión Europea, la migración irregular en los Balcanes aumentó de 26.223 a 34.825 entre 2011 y 2012.

Ilustración 1 Rutas de migración hacia Europa. Fuente: Russia Today

Lo más llamativo de esta ola migratoria, y que parece no despertar la inquietud de la opinión pública europea, es que muchos de los medios de comunicación reducen la crisis migratoria a familias que dejan su país de origen porque éste se encuentra en guerra y se repite constantemente su condición de refugiados sirios. Según los mismos de comunicación, huyen de la guerra y del régimen de Bashar Al-Assad. Sin embargo, las estadísticas de Eurostat reflejan otra realidad, ya que muestran que tres cuartas partes de los solicitantes de asilo de edades comprendidas entre 14-17 y entre 18-34 años en 2016 fueron hombres, por lo que no se trata de familias. En los años anteriores el número de hombres también superó al de mujeres.

Ilustración 2 Deutsche Welle (DW)

Ilustración 3 Huffington Post

A través de Eurostat, también podemos apreciar que desde 2011 hasta 2017 la mayoría de los países de origen de quienes solicitan asilo en la UE no se encuentran en guerra. Cabe destacar que hasta 2014, los refugiados sirios sólo representaban un 20%, los afganos un 7% y los iraquíes un 3%. El resto de las peticiones de asilo provenían de personas de nacionalidad eritrea, gambiana, rusa, bangladesí, pakistaní o kosovar, entre otras muchas. En 2015, cuando la ola de refugiados y migrantes hacia Europa se incrementó, las peticiones de asilo por parte de sirios alcanzaron el 29%, representaron un 14% los afganos y un 11% los iraquíes. Desde 2015 hasta 2017 el número de sirios que piden asilo en la UE ha descendido bastante, pasando de 362.775 peticiones de asilo por parte de sirios en 2015 a 26.600 en 2017.

Tras observar las estadísticas, surge la duda de por qué los medios de comunicación comenzaron a preocuparse sólo por los refugiados a partir de 2015, y no por el resto de migrantes, cuando la mayoría de la migración a Europa siempre ha provenido prácticamente de África por motivos económicos. Por esta razón, es importante señalar la diferencia entre refugiado y migrante: un migrante es aquella persona que huye de su país por persecución o porque su país atraviesa un conflicto armado, mientras que un migrante, a pesar de no haber una definición exacta, es una persona que deja su país por razones económicas.

El presidente de la Federación de Industrias Alemanas (BDI), Ulrich Grillo, manifestó en 2014 y 2015 que acoger refugiados era una oportunidad económica[1], por lo que Alemania debía acoger más refugiados. Grillo argumentó sus palabras explicando que la población alemana era de edad avanzada, por lo que necesitaba mano de obra extranjera[2]. Es importante recordar que la mayoría de la población europea dispone de educación superior, por lo que los migrantes son más propensos a aceptar empleos que los europeos no quieren realizar.

Por consiguiente, la Oficina Federal de Migración y Refugiados alemana adoptó en 2015 una medida a través de la cual dejó de reenviar a los solicitantes de asilo sirios al país donde realizaron la petición de asilo[3], por lo que esta medida no cumplía las reglas del Reglamento de Dublín[4]. Bruselas calificó la decisión alemana como “un acto de solidaridad europea”. Esto produjo una masiva ola migratoria hacia Europa de diversas nacionalidades, ya que sirios, afganos, kosovares y demás se unieron en la ruta de los Balcanes. Por esta razón, en 2015 la UE recibió un número tan elevado de solicitudes de asilo por parte de sirios.

No solamente la industria alemana consideró que los refugiados eran una oportunidad económica, sino que defensores del neo-liberalismo también ven con buenos ojos la llegada de refugiados a Europa. De hecho, Thomas Enders, consejero delegado de Airbus Group, quien manifestó en 2015 que “Alemania debería ajustar su mercado laboral y generar empleos de perfil salarial bajo para favorecer la integración de los refugiados en la sociedad”[5]. Otro ejemplo es Juan Ramón Rallo, director del think tank liberal Instituto Juan de Mariana, el cual propone acoger a los refugiados sirios y eliminar el Estado de Bienestar[6].

Según Thierry Meyssan, el presidente-fundador de la Red Voltaire, en 2015 Alemania organizó circuitos de migración en autobús desde Damasco hasta Grecia, pasando por Trípoli (Líbano) y Turquía, y señala que los sirios que formaron parte de dicho circuito de migración no huían de la guerra, sino que fueron atraídos por la cálida bienvenida que Europa y, en especial, Berlín les prometieron.

A pesar de que las estadísticas muestran que el número de peticiones de asilo realizadas por sirios se fue incrementando hasta 2015, es de notable importancia mencionar que la Guardia Europea de Fronteras y Costas (Frontex) ya llevaba tiempo advirtiendo del tráfico de pasaportes sirios falsos, por lo que los migrantes económicos podían utilizarlos y hacerse pasar por sirios. De hecho, el periodista Harald Doornbos comprobó en 2015 que en Turquía se podían comprar pasaportes sirios. Por lo que, muchos de los refugiados sirios no lo son en realidad.

El papel de Turquía

Turquía juega un papel fundamental en la crisis de los refugiados, ya que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, siempre ha mostrado su rechazo al presidente sirio Bashar Al-Assad, por lo que se aprovecha de esta crisis para continuar la guerra contra el Gobierno sirio.

Meyssan explica que en 2012 Turquía invitó a personas del norte de Siria a refugiarse en su país, lo que supuso asentamientos en la frontera con Siria. Además, Meyssan subraya que en ese tiempo Erdogan estaba planeando expulsar a los kurdos turcos y reemplazarlos por sirios sunitas, pero esto no sucedió, ya que fueron pocos los sirios, sunitas o no, los que quisieron permanecer en territorio turco.

Tanto la industria alemana como Turquía vieron una oportunidad en la crisis migratoria, por lo que en 2015 el Gobierno turco y la UE llegaron a un acuerdo para frenar la migración ilegal en la UE desde Turquía. De esta manera, la UE realizaría el traslado de 500.000 refugiados sirios durante doce meses, mientras que Turquía acogería a los migrantes ilegales que llegaran a la UE. Además, el requisito de visados turcos sería eliminado por la UE para entrar en los Estados miembros y las negociaciones de adhesión se acelerarían. Este acuerdo también incluye el desembolso de 3.000 millones de euros a Turquía para ayudar a los refugiados sirios en Turquía, y en 2016, cuando el acuerdo se pone en marcha pasando a ser Declaración UE-Turquía de 18 de marzo de 2016[7], la UE acuerda desembolsar otros 3.000 millones de euros más.

En 2015, cuando Berlín abrió sus puertas a los refugiados sirios, Turquía decidió, según cuenta el presidente-fundador de la Red Voltaire, deshacerse de los refugiados que se habían asentado en Turquía. De esta manera, facilitó el éxodo hacia Europa, no sólo de sirios, sino que también reunió a migrantes de Afganistán y de parte de África.

A juicio de varios expertos, como es el caso de Meyssan, Turquía no está utilizando en su totalidad el dinero recibido por parte de la UE para que los refugiados sirios dispongan de unas buenas condiciones en suelo turco, sino que, la mayor parte de dicha cantidad monetaria está siendo invertida en la intervención militar turca contra el Gobierno sirio.

De hecho, el 20 de febrero de 2018, el Ejército turco penetró oficialmente en territorio sirio bajo la operación Rama de Olivo con el propósito de, según el Gobierno turco, terminar los grupos terroristas y las Unidades de Protección Popular (PYD), ya que son la rama armada de los grupos kurdos separatistas de la región de siria de Alepo, concretamente en la ciudad siria de Afrín, y el 18 de marzo de este año, Turquía tomó el control de Afrín. Por su parte, el Gobierno sirio de Bashar al-Assad define esta operación como “una agresión militar a un país soberano”.

También es muy interesante el estudio de Kelly M. Greenhill, experta en relaciones internacionales y profesora asociada de Tufts University, en el cual explica que la migración es un arma de guerra y que la OTAN la utilizó en la guerra de Kosovo. Acerca de la guerra siria, Greenhill opina que la crisis de los refugiados fue utilizada para reducir la población en Siria.

 

Grecia, la ratonera de Europa

Grecia está sufriendo gravemente la crisis migratoria, ya que su posición geográfica convierte a la República Helena en una de las puertas más accesibles a Europa.

Como Grecia e Italia estaban recibiendo enormes llegadas de migrantes, la UE puso en marcha en 2015 el Plan De Reubicación de Emergencia, por el cual los Estados miembros tenían que reubicar a 160.000 migrantes que se encontraban en Grecia e Italia. Según explican desde la Oficina Europea de Ayuda al Refugiado (EASO), finalmente sólo se tuvieron que reubicar a 98.000, puesto que al mismo tiempo el acuerdo entre Ankara y Bruselas entró en vigor y el resto fueron trasladados a suelo turco.

En 2017, al finalizar el plan de emergencia que lanzó la UE, se consiguieron reubicar a 33.000 personas, resultado que EASO considera positivo. Sin embargo, para Grecia no fue tan positivo, ya que el año pasado Estados como Alemania, Países Bajos o Reino Unido comenzaron a reenviar los migrantes a Grecia amparándose en el Reglamento de Dublín. Dicho reglamento establece los criterios y mecanismos que determinan qué Estado miembro es el responsable de examinar una solicitud de protección internacional. Entre algunos criterios se encuentran los de menores, los cuales dictan que el Estado responsable de examinar su petición de asilo es aquel donde se encuentre legalmente un miembro de la familia. Hay numerosos requisitos para establecer qué Estado miembro debe examinar una petición de asilo, pero si siguiendo los criterios establecidos no se puede determinar ningún Estado, el Estado responsable es aquel ante el que se haya presentado la solicitud de protección internacional. Esta es una de las causas que puede explicar por qué en Grecia aún hay alrededor de 60.000 migrantes. Recordando las estadísticas, la mayoría de los migrantes no son familias, sino hombres jóvenes, por lo que puede que muchos de ellos no tengan familiares en los Estados miembros de la UE y por ende hayan de permanecer en el país heleno.

Debido a la situación de Grecia y del resto de países de entrada de la UE, está previsto que en junio de este año se reforme el Reglamento de Dublín para que éste sea más justo y sostenible. Sin embargo, países como Polonia y Hungría se muestran reacios a dicha reforma y a aceptar cuotas de refugiados. A juicio del presidente-fundador de la Red Voltaire, Varsovia y Budapest no tienen problemas con los refugiados, sino con los migrantes, y temen verse tan afectados como Atenas. Además de esto, Meyssan señala que la UE no quiere reformar el Reglamento de Dublín porque perjudique a los países del sur de la UE, sino para asegurar la estabilidad de la UE, ya que, por ejemplo, el éxito de la Liga Norte en Italia no es nada favorable a la UE. Por otra parte, la reforma del Reglamento de Dublín tendrá un impacto limitado, ya que “se centra en los inmigrantes que entraron por Grecia, que continuaron en la UE, que fueron arrestados en otros Estados miembros y que fueron readmitidos en Grecia”, declara Meyssan.

En opinión de Meyssan, Grecia se vio afectada especialmente en 2015 porque cuando Alemania organizó la ola migratoria hacia Europa, las islas griegas eran sólo un punto de paso, pero al percatarse de Berlín de que estaban llegando a Alemania demasiados migrantes, Grecia se convirtió en el punto de espera.

En cuanto a cómo el Estado heleno hace frente a la masiva presión migratoria que está atravesando, es de gran importancia señalar que son muchos los ciudadanos griegos los que ayudan a los migrantes, puesto que los fondos de la UE van destinados a las grandes ONGs y el Gobierno heleno no recibe ayuda suficiente desde Bruselas para mejorar la situación de los migrantes, sean económicos o refugiados. Además, Atenas atraviesa una grave crisis económica, por lo que no dispone de recursos suficientes. Es por esto por lo que resulta chocante que la Comisión Europea haya culpado en alguna ocasión al Gobierno griego de la situación que viven los migrantes en Grecia, ya que Grecia, al igual que el resto de los países del Mediterráneo, no es el campo de refugiados europeo, por lo que los refugiados son responsabilidad de toda la UE. Según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) “las políticas de la UE han convertido a Grecia en una ratonera” y han hecho de Grecia su campo de refugiados.

La crisis de los refugiados resulta muy conveniente tanto para el neo-liberalismo como para quienes se muestran en contra del Gobierno sirio. Es curioso y triste que la UE, defensora de los derechos humanos, haya llegado a un acuerdo con la Turquía de Erdogan, quien es defensor de los Hermanos Musulmanes y a su vez impone el autoritarismo en su país, para que el poder financiero empobrezca aun más el mercado de trabajo. Al mismo tiempo, la UE facilita, en este caso, a Turquía la guerra contra Siria, lo que la convierte, intencionadamente o no, en una cómplice de la misma.

 

 

Celia Pérez

Corresponsal

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] Allemagne: le patronat veut plus de réfugiés https://www.lesechos.fr/23/12/2014/lesechos.fr/0204036074804_allemagne—le-patronat-veut-plus-de-refugies.htm

[2] Los refugiados, una esperanza de la economía alemana http://www.lavanguardia.com/internacional/20150906/54436291218/refugiados-esperanza-economia-alemana.html

[3] Alemania facilita la llegada de refugiados sirios a su territorio https://elpais.com/internacional/2015/08/25/actualidad/1440537082_813286.html

[4] Reglamento (UE) Nº604/2013 del Parlamento y del Consejo de 26 de junio de 2013 https://www.boe.es/doue/2013/180/L00031-00059.pdf

[5] El CEO de Airbus propone abrir el mercado laboral alemán a los refugiados http://www.expansion.com/empresas/transporte/2015/10/25/562d3df5268e3e49268b4576.html

[6] Dejemos entrar a los refugiados de la guerra civil siria http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/6973404/09/15/Dejemosles-entrar.html

[7] Declaración UE-Turquía de 18 de marzo de 2016 http://www.consilium.europa.eu/es/press/press-releases/2016/03/18/eu-turkey-statement/pdf

A %d blogueros les gusta esto: